Rinoplastia

Cirugía de Nariz

La Rinoplastía, o remodelación nasal es uno de los procedimientos quirúrgicos más realizados y más populares en cirugía plástica. Se realiza en una proporción muy semejante tanto en hombres como en mujeres. La Rinoplastia, tiene como objetivo mejorar la apariencia realzando la armonía facial mejorando la autoestima.
La cirugía de la nariz también puede corregir las dificultades respiratorias o nariz obstruida debidas a desviación del septum o tabique nasal, llamado Septoplastia a pesar que este último es un procedimiento diferente; ambas operaciones Rinoplastia y Septoplastia pueden ser realizadas en el mismo acto operatorio denominándose Rino-septoplastia o Rinoplastía Funcional.

¿QUÉ SE PUEDE OBTENER CON LA RINOPLASTIA?

  • Modificar el ancho del dorso nasal
  • Modificar el perfil de la nariz
  • Modificar el tamaño de la nariz
  • Corrección de la punta nasal
  • Corrección asimetrías o desvíos nasales
  • Corregir fosas nasales amplias
  • Ángulo entre la nariz y labio superior

Uno de los objetivos principales del cirujano es producir narices que luzcan como “no operadas”. Desde la década de 1980, las técnicas de rinoplastia han evolucionado mucho. La rinoplastia clásica o cerrada sigue siendo un procedimiento frecuente. Por otra parte, la rinoplastia abierta, permite una exposición y visualización completa del esqueleto nasal. Como inconvenientes deja una mínima cicatriz en la columela nasal y tiene un mayor edema post-operatorio. Ésta se reserva para algunos casos en los que ya se ha intervenido la nariz previamente o en situaciones que requieren una exposición amplia del esqueleto nasal.

La Rinoplastía secundaria es aquella que se realiza en pacientes que han tenido cirugía de nariz previa y deben someterse a una nueva intervención para resolver problemas que no se han resuelto en la primera cirugía, o complicaciones de la misma.

EVALUACIÓN PRE QUIRÚRGICA:

En una o más consultas, el cirujano escuchará los deseos y expectativas del paciente con respecto a su nariz. Investigará la patología naso-sinusal o de otro tipo mediante el interrogatorio, y la exploración física.

Hará un análisis fotográfico y propondrá al paciente un plan quirúrgico, sin generar falsas expectativas.

Para el análisis de la nariz consideramos fundamentalmente sus tres vistas o proyecciones básicas: de frente, de perfil y base nasal.

  • Vista de Frente, es útil a la hora de valorar desviaciones de la pirámide nasal. Igualmente con esta vista puede determinarse el ancho nasal ideal.
  • Vista Perfil, ta vista permite esencialmente valorar tres aspectos: el tamaño de la nariz, la forma del dorso y la rotación y proyección de la punta nasal.
  • Vista Basal, la vista basal permite evaluar la forma de la punta nasal, la simetría de las narinas u orificios nasales.

Además se realizara una evaluación con especulo nasal, para determinar alguna alteración de tipo funcional (desviación de tabique nasal, hipertrofia de cornetes, etc.)

MODIFICACIÓN DEL DORSO NASAL

De acuerdo al análisis hecho por el cirujano el dorso nasal podría requerir; aumento, disminución o alineación. Para su aumento es común el uso de injertos cartilaginosos tomados del septum nasal o, en ausencia de éste, del cartílago de la oreja o de una costilla del propio paciente.
La disminución del dorso nasal es quizás el procedimiento más común: corresponde a la resección de gibas o jorobas nasales que según su tamaño y conformación (cartilaginosas, óseas u osteocartilaginosas) se retiran por medio de bisturí, cincel o lima. La alineación del dorso nasal se realiza a través de fracturas dirigidas (osteotomías) que tienen por objeto reacomodar en la Línea media la pirámide nasal.

MODIFICACIÓN DE PUNTA NASAL

Este paso constituye el más crítico y difícil de toda la cirugía, dependerá del análisis previo, del plan quirúrgico y los hallazgos intra-operatorio. Sea cual fuere el método utilizado, el objetivo es dejar una punta nasal armoniosa con el resto de la nariz y el rostro del paciente y con una apariencia natural.