LIPOSUCCIÓN

Lipoescultura

La Liposucción o Lipoaspiración es un procedimiento quirúrgico que permite un remodelado de la silueta a través de la extracción de grasa o tejido adiposo de diversos sitios del cuerpo usando una cánula conectada a una jeringa o a una máquina de succión (liposucción mecánica) o mediante ultrasonido (liposucción ultrasónica) y mediante láser o lipoláser.

La liposucción no debe considerarse como una cura de la obesidad, sino como una cirugía estética que podrá quitar la grasa acumulada que se encuentra en lugares indeseados (abdomen, glúteos, caderas, “pistolas”, cintura, muslos, brazos, “papada”, mejillas, etc.).

También es usada para el tratamiento de la pseudoginecomastia en el varón, extirpación de lipomas gigantes y en combinación con otros procedimientos quirúrgicos tales como la dermolipectomía y ritidectomía.

INDICACIONES

Está indicado en pacientes hombres o mujeres sanos con piel firme o elástica y con expectativas reales, que presentan depósitos de grasa en zonas especificas del cuerpo, que a pesar de mantenerse en un peso corporal más o menos adecuado, ésta grasa no se logra reducir o eliminar practicando ejercicio o llevando exhaustivos regímenes de dietas, de lo que se deduce que la liposucción no es un procediendo quirúrgico para bajar de peso ni tratar la obesidad, si no para moldear la figura lográndose un mejor contorno corporal y una satisfacción que se refleja en el mejoramiento del autoestima de los pacientes.

TÉCNICAS

Se marca las áreas a tratar con el paciente en posición de pie, usando un marcador indeleble
El equipo quirúrgico prepara primero el área a ser operada; a través, de una pequeña incisión en la piel, el cirujano introduce una cánula e inyectará una solución líquida, esta solución está formada de un anestésico, un fármaco que contrae los vasos sanguíneos y solución salina. La anestesia local se complementa con otro tipo de anestesia.
Posteriormente el cirujano introduce una cánula de succión con punta roma dentro de los depósitos de grasa y hace un barrido de cada sector donde va a extraerse la grasa (que ha sido previamente marcada).
La grasa se “aspira” a través de la cánula de succión conectado a una máquina de liposucción o a una jeringa. Posiblemente necesiten varias punciones en la piel para tratar áreas extensas.

Una liposucción, dura habitualmente entre 1 a 3 horas, aunque el tiempo definitivo dependerá del volumen o área a ser aspirada, del tipo de liposucción y la técnica que se va a utilizar.
La liposucción permite la posibilidad de recolocar la grasa extraída como injerto. Es decir, que la grasa extraída se vuelve a infiltrar en las zonas corporales para darles mejor volumen y forma con fines estéticos, procedimiento conocido como Lipofilling o lipotransferencia.

CUIDADOS PRE-OPERATORIOS

La cirugía estética debe realizarse a personas que gozan de un buen estado de salud. Antes de la cirugía se le debe realizar una historia clínica, examen físico y un análisis pre-quirúrgico completo. Asimismo, se deben evaluar y controlar ciertas afecciones pre-existentes antes de una liposucción entre ellas:

  • Antecedentes de problemas cardíacos
  • Hipertensión Arterial
  • Diabetes
  • Reacciones alérgicas a los medicamentos
  • Problemas pulmonares
  • Alergias
  • Tabaquismo, alcohol o drogadicción
  • Consumo de farmacos

CUIDADOS POST-OPERATORIOS

Usted debe usar una faja o vendaje elástico, ceñido y apretado sobre el área tratada con el fin de reducir la hinchazón y facilitar la retracción de la piel para que se ajuste al nuevo contorno. Estas prendas se deben llevar puestas por el tiempo que el cirujano indique. La faja solo se debe quitar para el aseo personal, las revisiones médicas y las sesiones de tratamiento postoperatorio.
Los resultados obtenidos se empiezan a observar tras las dos primeras semanas cuando la paciente ha empezado a reducir el edema, mejorando la apariencia y disminuyendo el volumen en la zona durante los meses siguientes. Debemos esperar al 6º mes para tener una idea clara del resultado final. En pocas ocasiones, y siempre pasado este periodo, puede ser necesario realizar pequeños retoques en algunas zonas operadas.
Usted puede ayudar a mantener la nueva forma, haciendo ejercicio regularmente y consumiendo una alimentación saludable.

DRENAJE LINFATICO MANUAL (DLM)

La aplicación de drenaje linfático manual (DLM) en el periodo postoperatorio logra acelerar la recuperación al permitir una reabsorción más rápida del edema y reducir o eliminar las molestias postoperatorias.
Recomendamos un mínimo de 10 sesiones de DLM tras la liposucción, aplicadas dos veces por semana.

ULTRASONIDO

El ultrasonido está indicado en toda rehabilitación de la piel, ya que sus principales efectos son reducir la inflamación, inducir la vasodilatación para mejorar el metabolismo celular, favorecer el Drenaje Linfático y Reestablece la microcirculación.
El ultrasonido es capaz de generar efectos químicos, físicos y térmicos en el tejido. Su acción mecánica es quien permite disgregar las zonas duras o induradas, a la vez que su efecto térmico aumenta la temperatura favoreciendo la microcirculación y su efecto químico aumenta la permeabilidad de la membrana celular, permitiendo mejorar la oxigenación celular.