Ginecomastia

La ginecomastia, definida como el desarrollo excesivo de tejido mamario en hombres, Etiológicamente se clasifican en fisiológicas, patológicas, farmacológicas e idiopáticas, siendo estas últimas las más frecuentes.

En cuadros de larga evolución la cirugía es el tratamiento de elección. Las técnicas escisionales son las más difundidas, resecándose el tejido glandular a través de un acceso periareolar o transareolar. La lipoaspiración tradicional es un recurso complementario para mejorar el contorno

Clasificación de ginecomastia:

  • Grado I: Pequeño aumento de volumen mamario visible sin piel redundante.
  • Grado II A: Moderado aumento de volumen mamario sin piel redundante.
  • Grado II B: Moderado aumento de volumen mamario con piel redundante.
  • Grado III: Severo aumento de volumen mamario con piel redundante (como una mama ptósica femenina).

Existen diferentes alternativas de tratamiento quirúrgico, siendo el objetivo general eliminar la glándula y el tejido adiposo excedente, con cicatrices discretas y simetría. Las técnicas más difundidas para el tratamiento de ginecomastias grados I y II, contemplan la escisión quirúrgica directa del tejido glandular, a través de un abordaje periarerolar.
En pacientes con importante componente adiposo asociado, la lipoaspiración tradicional permite optimizar el resultado, al mejorar el contorno de la región pectoral. En ginecomastias grado III, debe además considerarse la resección del excedente cutáneo, empleándose técnicas equivalentes a las mamoplastias de reducción, con cicatrices periareolares y en T invertida, logrando resultados satisfactorios.